Juegos On Top

4 mar. 2015

Secciones: , ,

Las razones del fracaso de Virtual Boy

4 mar. 2015
Con toda la industria tecnológica invirtiendo millones en dispositivos de realidad virtual para consolas, móviles y PCs, está más que claro que estamos viviendo una segunda fiebre con este tipo de experiencias que ya tuvo en los 90 un momento de máximo esplendor.

En aquel entonces estos dispositivos eran visto como algo muy novedoso y futurista, lo que llevó a más de una compañía a atraverse con este tecnología. En el campo de los videojuegos el caso más mediático fue el de Nintendo con su Virtual Boy.

La compañía japonesa, caracterizada desde siempre por sus grandes esfuerzos por innovar, creó y comercializó este dispositivo en 1995 que nos iba a permitir ir un paso más allá en cuanto a inmersión en los videojuegos. 

Virtual Boy no sólo era un casco de realidad virtual con gráficos 3D monocromáticos sino también una consola de 32 bits en sí misma. Venía acompañada de un mando que a más de uno recordará al que años después veríamos en Gamecube.


Su nombre fue elegido siguiendo la estela de la popular Game Boy, con la cual compartía diseñador, Gumpei Yokoi. Desgraciadamente no pudo igualar a la portátil en cuanto a éxito, convirtiéndose de hecho en uno de los fracasos más sonados de la historia de Nintendo.

En total se vendieron 770.000 unidades de esta rareza que sólo llegaría a Norteamérica y Japón, siendo comercializado durante menos de un año. Nintendo pensaba que lograría vender al menos 3 millones. ¿Qué fue lo que falló? Repasamos algunos de los problemas a los que se tuvo que enfrentar Virtual Boy en el mercado de mediados de los 90:

Adelantado a su tiempo:

Nintendo intentó llevar una tecnología novedosa demasiado pronto al mercado. A mediados de los 90 no se contaba con los medios adecuados para hacer de un dispositivo de realidad virtual  una experiencia plenamente satisfactoria y mucho menos si no se pretendía hacer con los mejores componentes posibles. Virtual Boy tropezó tanto con limitaciones técnicas como con riesgos para la salud. Sin duda no era el momento.

Fue lanzado entre dos generaciones:

Mientras Virtual Boy era lanzado al mercado, otro equipo de Nintendo se encargaba de la verdadera sucesora de Super Nintendo, la por entonces conocida como Ultra 64. Las prisas por no dificultar el lanzamiento de la nueva consola y el hecho de tener que optar por tecnología barata para no multiplicar los gastos convirtieron a Virtual Boy en un producto probablemente inacabado. El inesperado éxito de Playstation durante esos años seguramente también ayudó a que Nintendo se precipitase a cancelar todo su apoyo a la realidad virtual, acelerando el desarrollo de la futura Nintendo 64.

El precio:

Virtual Boy costaba 180$, un precio que podría no parecer tan caro respecto a otras consolas de la época como la primera Playstation, que llegó al mercado ese mismo año costando 299$. Sin embargo estaba claro que el dispositivo de Nintendo no ofrecía las mismas prestaciones que una consola doméstica, destacando su menor potencia y sobretodo su limitado catálogo, lo que hacía que gastarse ese dinero en un Virtual Boy fuera considerado un lujo en aquella época.

Tecnología extraña, diseño incómodo:  

Virtual Boy consiguió crear sensación de profundidad en los juegos, algo que veríamos muchos años después mejor implantado en Nintendo 3DS. Sin embargo, los juegos contaban con una paleta de colores muy limitada (negro y rojo), que fue lo más que pudo conseguir la compañía en ese entonces. El resultado era similar a los tonos verdes de una Game Boy, algo que restaba atractivo a un aparato presumiblemente tan futurista e inmersivo. Los medios de entonces también se quejaron de la ausencia de "tracking" o rastreo de los movimientos de la cabeza del  jugador. En cuanto a su diseño, las opiniones son dispares pero lo que está claro es que no era la consola más cómoda con la que jugar.

Efectos sobre la salud: 

Muchos usuarios y medios cargaron contra Virtual Boy ante la aparición de mareos, nauseas y dolor de cabezas tras disfrutar de un par de partidas con él. Sin duda la pantalla no era la mejor experiencia para nuestros ojos, lo cual fue un factor decisivo en el poco éxito de la consola.

Pocos juegos:  

Virtual Boy tan sólo contó con 22 juegos, la mayoría de ellos desarrollados por la propia Nintendo, entre los que se encontraban Mario Tennis, Galactic Pinball, 3D Tetris, Mario Clash o Virtual Boy Wario Land. Muchos de ellos realmente no suponían ningún atractivo al ser jugados en el dispositivo. Por ejemplo en el caso de Wario, apenas tenía sentido que tuvieramos que colocarnos un aparato en los ojos para un juego de plataformas de desarrollo 2D, pese a que contara con varios planos de profundidad.




Y con estas imágenes terminamos nuestro repaso a la controvertida trayectoria de esta consola de Nintendo. ¿Llegásteis a probar alguna vez un Virtual Boy? ¿Creéis que la compañía debería volver a apostar por esta tecnología ahora que casi toda la industria se está volcando en ella? ¡Dejad vuestros comentarios!

0 comentarios:

Publicar un comentario